Es bueno que los niños se aburran.

Los niños necesitan aburrirse para fomentar su creatividad. Y a los adultos nos vendría bien aprender a tener tiempo para no hacer nada, sin tener la constante sensación de perder el tiempo.

Puedes profundizar en el tema en este artículo: http://www.elmundo.es/sociedad/2016/07/06/577bd70422601d10218b4584.html